Coronavirus y Cáncer | Todo lo que debes saber

Coronavirus y Cáncer | Todo lo que debes saber 600 338 Blog

El coronavirus en pacientes con cáncer 

Muchas personas nos estáis preguntando varias dudas sobre qué sucede con el coronavirus en el caso de padecer algún tipo de cáncer. Con el fin de resolver todas esas preguntas, hemos elaborado este artículo para contarte todo lo que debes saber sobre el coronavirus y cómo puede afectar al organismo de los pacientes oncológicos y hematológicos.  

Trataremos de explicarlo de forma clara, breve y sencilla.  

Lo primero que debemos saber es en qué consiste el coronavirus COVID-19. A continuación, conoceremos cuál es su medio de transmisión, así como sus posibles síntomas. Posteriormente, veremos cuáles son las poblaciones con mayor factor de riesgo y cómo afecta a los pacientes con cáncer. Por último, veremos cuáles son las recomendaciones de precaución más adecuadas para aquellas personas inmunodeprimidas y qué hacer en caso de contagio.

¿Qué es un coronavirus? 

Un coronavirus no es más que una familia de virus de entre todas las que hay. Se llama coronavirus debido al aspecto que presenta, a nivel de microscopio, en forma de halo o corona. No debemos entrar en pánico: prácticamente todas las personas contraemos en algún momento de nuestras vidas algún coronavirus. Es un tipo de virus presente tanto en humanos como en animales.   

La gran mayoría de los coronavirus no son peligrosos, teniendo un tratamiento sencillo y eficaz. Dentro de los coronavirus, podemos encontrar diferentes tipos. Cada uno de estos tipos pueden provocar diferentes síntomas y patologías, que van desde un resfriado común hasta un síndrome respiratorio grave (una variante grave de neumonía)

¿Qué tiene de particular el coronavirus COVID-19?  

El coronavirus que actualmente está en todos los telediarios y medios de comunicación es el COVID-19. Sin embargo, hemos tenido constancia de otras cepas durante los últimos años, como el SRAS-CoV en el año 2002 o el MERS-CoV de 2012. A finales del 2019, se detectó esta última, denominada COVID-19. De estas tres cepas, el coronavirus actual es el de menor mortalidad.

¿Cómo se transmite? 

El coronavirus, como otros virus que producen neumonías y patologías similares, se contagia generalmente por vía respiratoria. Ahora bien, hay una cuestión importante a destacar: esto NO quiere decir que el virus se transmita mediante el aire. Lo hace a través de unas pequeñas gotitas respiratorias, las cuales expulsamos al exterior cuando tosemos, estornudamos o hablamos.  

Estas gotitas respiratorias se adhieren a la superficie con la que contactan. En función de las condiciones ambientales, así como el material de la propia superficie, la supervivencia de los viriones (esto es, la duración del virus en esas gotitas) puede ser mayor o menor. Es por ello que hay que tomar precauciones y se hace tanto hincapié en una correcta higiene de manos.

¿Cuáles son sus síntomas? 

Los síntomas generales que se suelen presentar en las infecciones por coronavirus son: 

  • Tos.
  • Fiebre.
  • Disnea o insuficiencia respiratoria.
  • Fatiga.
  • Dolor de garganta. 
  • Dolor de cabeza. 
  • Fiebre y escalofríos. 
  • Malestar general. 

De entre todos, los tres primeros síntomas son los más claros y frecuentes.

Es importante destacar también que la infección del coronavirus, en ocasiones, puede presentar un cuadro asintomático. Esto quiere decir que, aunque se esté incubando el virus, este puede NO presentar ninguno de los síntomas mencionados anteriormente. 

En el caso del MERS (el coronavirus con mayor mortalidad), a veces se presentan también síntomas intestinales, especialmente diarrea. Esto es un grave problema ya que provoca la deshidratación del organismo. Sin embargo, esto no es algo que suceda con el COVID-19.  

Entonces, ¿por qué existe tanto revuelo con el COVID-19?  

Si bien es cierto que no se trata de uno de los coronavirus con mayor mortalidad, sí que hay un factor clave a tener en cuenta: la propagación.  

A pesar de ser el más inofensivo de los coronavirus, su propagación es bastante más elevada que el resto de cepas hasta la fecha. Si bien esto puede ser debido a la gran movilización de personas que tenemos actualmente a nivel global y no a una característica del virus en particular, sí que puede suponer un serio problema.  

Este problema se debe precisamente a que, a pesar de ser un coronavirus relativamente inofensivo para una gran parte de la población (especialmente la sana y joven), para ciertos colectivos de personas puede ser gravemente perjudicial. Además, la rápida expansión del virus puede provocar una saturación de los sistemas sanitarios. De ahí la importancia de seguir unas correctas pautas de prevención para mitigar su alta tasa de contagio. 

¿Qué personas corren mayor riesgo con el COVID-19? 

Como ya hemos comentado, si bien a la población general no debe preocuparle en exceso los posibles síntomas de este coronavirus, a determinadas personas puede ocasionarles problemas de mayor magnitud. Entre este tipo de personas encontramos: 

  • Población de edad avanzada. 
  • Personas con patologías inmunodepresoras. 
  • Pacientes que se encuentren bajo tratamiento de quimioterapia. 
  • Personas con patologías que provoquen deficiencia respiratoria. 

Como vemos, las personas que sufren de ciertos problemas de salud previos sí que pueden tener algunos problemas en caso de contraer el COVID-19. Esto se debe a que la sinergia de afecciones y limitaciones en lo que a salud se refiere pueden provocar problemas graves para el organismo, pudiendo ocasionar en casos extremos insuficiencia respiratoria. 

Si observamos detenidamente, vemos que hay dos casos claros donde se presentan dificultades: personas con patologías previas y colectivos con un sistema inmunológico debilitado.

  1. Aquellas personas con patologías previas, especialmente aquellas que guarden relación con el sistema cardiovascular y/o respiratorio, pueden ver su estado de salud notoriamente agravado en caso de sufrir una infección de COVID-19.
  2. Aquellas personas con inmunodepresión patológica (por ejemplo, en la leucemia o cualquier otra patología hematológica) o que se encuentren en un estado inmunodeprimido debido a los tratamientos (por ejemplo, en caso de estar tratando un cáncer con quimioterapia) también podrían tener serios problemas. 

Si bien el virus, en circunstancias normales, no suele provocar síntomas graves y nuestro propio organismo es capaz de combatirlo, aquellas personas con dichas patologías o cuyo sistema inmunológico esté debilitado pueden verse incapaces de hacerle frente al virus.

Prevención 

De momento, no existe una vacuna contra el coronavirus COVID-19, aunque recientemente se ha probado una vacuna experimental en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla y parece ser que ha funcionado correctamente en el paciente. Puedes leer más de esta noticia aquí si te interesa.

Por tanto, la forma más eficaz de prevenir su infección es manteniendo una correcta higiene básica. A continuación, dejaremos algunos consejos que nos parecen útiles a tener en cuenta: 

  • Es conveniente lavarse las manos con frecuencia, sobre todo cuando venimos de sitio públicos y ambientes con mayor tráfico de personas.  
  • Ojos, nariz y boca son las principales vías de entrada que tiene el virus en nuestro organismo. Es conveniente no tocarse mucho estas zonas con las manos.  
  • A quienes estén en contacto directo con algún infectado, se les recomienda el uso de mascarilla. Esto NO quiere decir que haya que salir a la calle con mascarilla.  
  • En caso de encontrarse tosiendo o estornudando con frecuencia, puede ser recomendable el uso de mascarilla para salir a espacios públicos (por posible caso de infección y con la finalidad de no contagiar al resto)
  • Si vamos a toser o estornudar, hacerlo con la ayuda de un pañuelo o en la parte interna del codo (no taparse la boca con las manos, ya que es más probable que nos las llevemos luego a la cara sin darnos cuenta)
  • A pesar de que pueda resultar obvio, nos vemos obligados a decirlo: NO tirar el pañuelo a la calle o dejarlo en cualquier sitio público (usad las papeleras, por favor)

Aunque estas recomendaciones debería seguirlas todo el mundo, deben seguirlas especialmente aquellas personas que se encuentren entre las poblaciones con mayor riesgo

Y por favor, colabora y ayuda a que todos salgamos de esta juntos.

#QuédateEnCasa .

Diagnóstico y tratamiento 

En el caso de un coronavirus común (por ejemplo, los tipos 229E y OC43), el cual presenta síntomas de un resfriado común, no es necesaria una intervención médica. Basta con lavarse las manos con frecuencia y seguir las pautas de higiene básica para evitar la propagación del virus, mantener unos días de reposo y beber abundante agua para mantenerse hidratado. En cuestión de unos días, los síntomas deberían haber desaparecido, ya que nuestro sistema inmune habrá vencido al virus. 

Ojo, porque no sucede así si nuestro sistema inmunológico se encuentra deprimido. Es este el caso de ciertas patologías hematológicas o si nos encontramos en proceso de quimioterapia. Si es este tu caso y tienes preguntas sobre qué pautas debes seguir para cuidar de tu salud, puedes ponerte en contacto con nosotros llamando al 954 45 64 65 y comentarnos todas tus dudas. Estaremos encantados de poder ayudarte y guiarte a lo largo del tratamiento oncológico.

*Es posible que al ponerte en contacto con nosotros no hayamos atendido tu llamada. Esto se debe a que nuestro disponibilidad de atención telefónica está limitado a nuestro horario de apertura. Te rogamos que lo intentes de nuevo ahora pulsando aquí. Si lo deseas, también puedes contactarnos vía WhatsApp.

En el caso de encontrarte entre la población de riesgo y ser contagiado por el COVID-19, es conveniente el ingreso hospitalario, ya que los síntomas pueden ser más graves debido a los problemas respiratorios que puede llegar a ocasionar. El tratamiento se resume en la administración de antivirales, algunas dosis de esteroides para reducir la inflamación pulmonar y un soporte respiratorio con oxígeno en caso de que fuese necesario. En algunas ocasiones donde se haya dado una sobreinfección puede ser necesaria la administración de antibióticos (sólo en casos de sobreinfección; por favor, no te tomes un antibiótico a la ligera y sin prescripción médica)

Para finalizar… 

Como hemos visto, si bien este virus no se trata de un virus mortal ni peligroso para toda la población, puede acarrear serios problemas de salud y llegar a ser MUY PELIGROSO para ciertos colectivos.  

Si eres paciente oncológico o conoces a alguien cercano que se encuentre en esa situación, es fundamental seguir con las pautas de higiene básica establecidas. En pleno tratamiento, tu organismo se encuentra notoriamente debilitado, por lo que cualquier infección puede suponer un serio problema.  

Rogamos por tanto que se tenga una especial atención en el caso de encontrarse bajo tratamiento oncológico. Lo mismo sucede para todos aquellos pacientes hematológicos. No se trata de entrar en pánico y perder la calma: es simplemente una cuestión de ganar conciencia sobre la situación por la que está atravesando nuestro organismo y tomar acción en consecuencia de ello. 

En caso de encontrarte en una población de riesgo y percibir algunos de los síntomas mencionados anteriormente, es recomendable llamar al teléfono de atención del coronavirus. Cada provincia ha abierto una línea telefónica de información en la que puedes preguntar y resolverán cualquiera de tus dudas.  

NO se recomienda acudir a los centros hospitalarios. Esto podría provocar una saturación del sistema sanitario. Además, en caso de estar infectado, puede propagarse el virus por toda la sala de espera, en la cual pueden encontrarse personas con patologías previas y situaciones de salud problemáticas. Y ya sabemos los agravantes que el virus puede ocasionar a estos colectivos.  

En caso de duda, llamar por teléfono y los profesionales sanitarios se encargarán del resto. 

¡Gracias!

Gracias por tu tiempo y por haber leído hasta aquí.

Esperamos que este post te haya servido de ayuda. 

Si eres un paciente oncológico y tienes cualquier otro tipo de duda con respecto a la patología o su tratamiento, puedes ponerte en contacto con nosotros llamando al 954 45 64 65. Allí estaremos para atenderte y ayudarte en todo aquello que necesites.

Si te ha gustado este blog, también puedes seguirnos en Twitter, donde informamos a diario de todo lo referente al cáncer y respondemos a tus dudas.

https://twitter.com/efectopositivo

¡Un saludo y hasta la próxima! 

    Privacy Preferences

    When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in the form of cookies. Here you can change your Privacy preferences. It is worth noting that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we are able to offer.

    Esta web utiliza cookies y otras tecnologías con fines estadísticos y publicitarios de conformidad con nuestra política de privacidad.